Pez vela: velocidad y elegancia en el mar

El pez vela (Istiophorus) es un género de peces perciformes de la familia Istiophoridae que se encuentran en diferentes partes del entorno, como el océano Atlántico, el golfo de México, el océano Pacífico y el océano Índico. Estos peces son conocidos por su aleta dorsal en forma de vela, que les permite alcanzar velocidades sorprendentes de hasta 110 kilómetros por hora. Además, su tamaño imponente de 3 metros de largo y más de 100 kilos de peso los convierte en unos de los ejemplares más elegantes del mar.

Temas que trataremos

Descripción y Hábitos del Pez Vela

El pez vela, de color azul metalizado, es el segundo pez más rápido en distancias cortas, solo superado por el tiburón mako, que puede nadar a una velocidad de hasta 124 km/h. La forma hidrodinámica y musculosa de su cuerpo le permite alcanzar velocidades de hasta 119 km/h. Su cola en forma de c y su alta aleta dorsal, conocida como vela, le brindan una gran capacidad de velocidad en el agua.

Estos peces se alimentan principalmente de peces y calamares, y suelen soltar sus huevos en alta mar. Con sus tres metros de largo y más de cien kilos de peso, el pez vela es uno de los peces óseos más grandes.

Gracias a su pedúnculo caudal poderoso y a la prolongación de su mandíbula superior, el pez vela puede alcanzar una velocidad increíble de 30 metros por segundo, lo que equivale a unos 109 kilómetros por hora. En comparación, un ser humano tardaría 29 segundos en nadar la misma distancia. Estas características físicas le permiten cortar el agua de manera eficiente y moverse con gran agilidad.

Es común confundir al pez vela con el marlín o el pez espada, ya que todos ellos realizan espectaculares saltos fuera del agua. Sin embargo, aunque comparten algunas similitudes, el pez vela se diferencia de estos otros peces por pertenecer a una familia diferente.

Pesca del Pez Vela

El pez vela es considerado uno de los peces más nobles para pescar, ya que ofrece una gran resistencia al ser capturado. Estos peces suelen realizar fuertes carreras subacuáticas y espectaculares saltos para liberarse del anzuelo que les perfora la mandíbula.

Peces transparentes: maravillas de la naturaleza

En el pasado, se podían capturar ejemplares de pez vela con un peso promedio de 120 kg. Sin embargo, en la actualidad se considera que un ejemplar de 40 kg es excelente, lo que indica que los peces vela que se están pescando actualmente son juveniles y que la pesca indiscriminada ha impedido que estos peces alcancen la adultez. Por esta razón, el pez vela se encuentra en peligro y no se recomienda su captura.

Para pescar pez vela, se utilizan diferentes técnicas, como el uso de carnada viva y muerta, y la utilización de curricanes y calamares falsos.

La Carne del Pez Vela

La carne del pez vela es bastante dura y no suele consumirse como parte de la alimentación humana. Sin embargo, se comercializa en forma de lomos y filetes sin línea de sangre. Estos filetes se venden sin espinas y se pueden encontrar frescos o descongelados en pescaderías y algunos supermercados.

El filete de pez vela tiene una carne firme que no se separa fácilmente y carece de espinas. Su color es rojo y su olor debe ser fresco, sin olores fuertes o rancios.

El pez vela es un maravilloso y elegante habitante de los océanos. Su velocidad y tamaño imponente lo convierten en un verdadero tesoro de la naturaleza. Sin embargo, es importante tomar conciencia sobre la necesidad de proteger y conservar a estas especies, evitando su captura indiscriminada y promoviendo prácticas de pesca sostenible.

Pez limón: cómo pescarlo y consejos útiles

¿Te gusto? Aqui te dejamos mas artículos en esta categoría